La dualidad es una danza entre extremos, que hablan de sí mismos

//La dualidad es una danza entre extremos, que hablan de sí mismos

La dualidad es una danza entre extremos, que hablan de sí mismos

Cuando se habla de dualidad frente a unidad, parece que nos perdemos en terminologías cuánticas, tan usadas últimamente y de las que muchos hablan y pocos conocen. Pero, realmente, si buscamos la aplicación de esta palabra en nuestra vida veremos que está muy presente.

Me gustaría que te parases un momento y pensaras en cosas que juzgas fuertemente, que juzgas en ti y que juzgas en los demás. ¿Lo tienes? Ahora observa y escoge uno de los juicios ¿Cuál sería su opuesto?

Intenta ahora que has escogido un juicio y su opuesto, hacer el siguiente ejercicio: si el juicio es sobre ti mismo, comprueba si el opuesto también existe en ti. Si el juicio es sobre otra persona, comprueba si el juicio que le haces a ella también está en ti, y lo mismo con el opuesto de este juicio.

Si no consigues entenderlo, no te preocupes, tal vez la resistencia a verlo en ti sea grande y por ello no consigues entenderlo. Pero si es así, ¡¡enhorabuena!!… terminas de descubrir por dónde comenzar a trabajar en ti…

Pero sigamos.

Una vez que tienes localizado tu juicio, te invito a que descubras lo que está por detrás de ello. Por ejemplo: si criticas a tu cuñada porque abandonó a su hijo, y tú te consideras una madre genial porque te gusta sobreprotegerlo estaríamos hablando de un exceso de cuidado en un extremo y falta de cuidado en el otro ¿Lo ves? O si juzgas a tu jefe de prepotente y tú te consideras muy humilde, estaríamos hablando de alta y baja autoestima, respectivamente.

Realmente estamos frente a una misma información, solo que en grados distintos. Es imposible ser una cosa sin ser la otra, la información que se comparte es la misma. Sólo que se muestra en un extremo u otro dependiendo de quien la observe y de la situación concreta. La dualidad aparece en el mismo momento en el que aparece el juicio. Aunque la información es neutra, al observarla bajo nuestro filtro de creencias, la enmarcamos en uno de los extremos.

Por ello me gusta ver la dualidad como una danza interna, en la que los extremos de una información danzan entre sí. Nos muestran aquella parte más social que será admitida por nuestra familia o sociedad, sin dejar ni un instante de bailar con su parte más oscura y reprimida. Sin darnos cuenta de que una no puede ser sin la otra, que todo es lo mismo, y que sólo se expresa como una dualidad cuando proyectamos nuestras creencias en ella.

Ten en cuenta que no podemos reconocer algo, es decir, una información si no forma parte de nosotros, por lo tanto sólo puedo juzgar aquello que conozco. Entonces te pregunto ¿Cuál ha sido tu juicio?¿Qué extremo reconoces en ti?

¿Ves cuánta información sobre ti mismo te rodea a diario?

By | 2019-02-25T16:02:32+00:00 febrero 25th, 2019|Blog|Comentarios desactivados en La dualidad es una danza entre extremos, que hablan de sí mismos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies